3 ejercicios para activar la creatividad en la gestión cultural


 
Por GCUY

Actualmente, para ser competitivos en el marco de la era de la innovación, tanto nuestra creatividad como la capacidad de adaptación a cambios en los diferentes campos de acción en los que trabajamos, constituye una combinación imprescindible.

En un mundo donde las propuestas son cada vez más homogéneas y difíciles de diferenciarse entre sí, en el cuaimaginarl gran parte de los desafíos que se planteaban en el sector hasta hace pocos años ya no son significativos, los emprendedores, las empresas, gobiernos y organizaciones necesitan de personas creativas. Debería ser así si lo que buscan es la diferenciación en términos de modelos de negocios, en una nueva forma de entender la participación ciudadana o en nuevas tendencias referidas a sus modelos de gestión. La creatividad es el principal catalizador para generar cambios y representa una oportunidad para que el gestor cultural marque una diferencia.

A continuación les compartimos 3 ejercicios que utilizamos en Gestión Cultural UY para llevar adelante nuestros proyectos.

 

1- Organizarse: genera una lista de tareas semanales

 

En nuestro rubro se habla mucho sobre  el binomio  productividad y creatividad. Para lograr un equilibrio entre éstas, utiliza la herramienta y el soporte que te sea más útil para organizarte. Por ejemplo un diagrama Gantt que puedas revisar en el Goolge Drive o tu agenda digital o en papel. Pero es importante que generes una lista realista, con objetivos claros y viables. En el correr de la semana marcarlos como realizados, eso nos ayuda no solo a no olvidarnos de lo que debemos hacer y avanzar en nuestros emprendimentos, también aumenta la confianza en nosotros mismos y nos ayuda a tener más libertad creativa.

Derribando mitos: no creas que esto te terminará estructurando de tal modo que te aleje de los espacios creativos, todo lo contrario, el escritor y periodista Marty Nemko afirma que “Saber que recordarás todo lo que tienes que hacer liberará espacio en tu mente para la creatividad de manera segura”. Además, el simple hecho de tachar una tarea de la lista genera en nuestros cerebros dopamina, la sustancia química de la felicidad.

Teniendo en cuenta que parte de las competencias que tenemos que tener los gestores culturales es la disciplina del orden para poder ver la foto actual y total de nuestros proyectos, parce no ser una misión complicada.

 

2- Genera espacio en tu agenda para otra cosa

 

Aunque pienses que tu pasión es tu trabajo, y actualmente solo puedas pensar en eso, hacete un tiempo para experimentar en otras áreas de la vida. Esto te permitirá descansar la mente e inspirarte en otras cosas, será  tu mimo diario. Tomate por lo menos dos  horas diarias para cocinar, hacer deporte, ir al cine, leer un libro. Otra opción es estudiar algo totalmente diferente a lo que haces en tu trabajo,  y lo fantástico de esto es que hoy podés aprender cualquier cosa en internet. Así que no hay escusas.

 

3- Compartí tus ideas en tu círculo cercano

 

A quién no le ha pasado que entra en un círculo vicioso mental y no logra salirse de ese lugar. Es el momento de aceptarlo y tomarse una cerveza, un café, charla por hangouts, o lo que sea con los amigos. No importa a lo que se dediquen estas personas, el simple hecho de reconocer lo que te está pasando y  pedir ayuda te hace avanzar varios pasos. Eso sí, escucha los aportes y las críticas que puedas recibir. Y después deja descansar las ideas.

Esperamos que estos consejos les sean útiles y nos compartan sus métodos para aprender juntos.


 

 

*Referencias bibliográficas:
Innovar desde la gestión” Capítulo publicación: “Salirse de la línea. Aportes para la reflexión en torno a la gestión cultural en Uruguay”. Cinthya Moizo – Belén Díaz. Centros MEC – Ministerio de Educación y Cultura, 2016.
Blog ttps://blog.hubspot.es

Comentarios