Ciclos de Cenas: Colchón de Verdes


 Foto: feria Mvd Pop Up.- Alfajores Merce Daglio Repostería
Por GCUY

Junto al lenguaje, la comida es una de las manifestaciones culturales más significativas en la vida de las personas, las familias, colectivos, países. Comer es una necesidad primitiva para cualquier ser vivo. En la vida moderna las personas comenzaron a complejizar la elaboración de productos. Hoy está en boga una relectura de los alimentos, de la materia prima, de los sabores, donde la calidad de los productos y la experimentación de los sentidos ya es una demanda de varios comensales. La gastronomía  nos acerca y nos diferencia del otro, nos dota de orgullo, de sentido de pertenencia, y al igual que el gusto por el arte, se aprende a consumir, consumiendo.

Por estos terrenos estuvimos charlando con la colega multifacética montevideana Eli Varscher,  quien lleva adelante el emprendimiento «Colchón de Verdes«, una iniciativa que busca generar experiencias a través de la gastronomía. Poniendo a prueba todos los sentidos: experimentar nuevos sabores, olores, colores, texturas y compartir una charla con un desconocido es parte de lo que propone el ciclo de cenas, que los interesados podrán disfrutar el 22 de setiembre en «Toledo«, el 28 de setiembre en «Gourmet Marti» y  6 de octubre en «De noche te quiero«.

 

 

De qué se trata el proyecto «Ciclos de Cenas. Colchón de Verdes»? ¿Cómo acceden los interesados al ciclo?

Este ciclo de cenas comienza con la selección de 3 de mis lugares favoritos en Mvd. La idea es que el lugar se prepare para una cena de 20-25 personas y arme una degustación especial para la ocasión.

Cada interesado se anota solo o acompañado a través de eli@colchondeverdes.com y concurre el día indicado al restaurant que haya elegido. Ese día la cena será especial ya que el grupo convocado probará un menú fijo, de pasos y habrá vino disponible de Bodega Garzón y cerveza Stella Artois. Por otra parte, se sentarán con otras personas que posiblemente desconozcan y si se prenden también charlarán conmigo y tendré la posibilidad de conocerlos un poco más. Lo bueno es poder compartir un momento diferente y que la comida sea la excusa perfecta para hacerlo, que el intercambio venga por ese lado entendiendo que la gente que va a ir ama la gastronomía al igual que yo o al menos algo le interesa.

 

¿De qué va este paradigma de cenas a puerta cerrada? ¿Por qué crees que surge? ¿Persigue algún objetivo?

Estamos viviendo en un momento en dónde la hiperconectividad nos aísla a veces de la realidad offline. Un momento en dónde ya nada nos sorprende, ya nada nos deslumbra porque ya lo hemos visto todo.
Ya vimos videos increíbles de ciencia ficción, ya estuvimos horas enfrente a la tele mirando la vida de otros, ya jugamos 100 veces al candy crush… Todo parece ser monótono y un tanto efímero.
Aparece entonces algo que nos aleja de eso y que se presenta con una simple palabra, “experiencias”. Hoy son estas situaciones, estos eventos, estas movidas que nos transmiten cosas únicas, que quedan en el recuerdo y que son lindas de contar. Las experiencias hoy cobran una fuerza muy valiosa en un momento sumamente saturado de información.

Es que algo tan simple como una cena con gente desconocida es mucho más llamativo y exótico que ir a comer al mismo restaurant de siempre. Comprar una prenda en un second hand puede tener mucho más significado que comprar una nueva en el shopping. Ir a ver una película en el cine a pedal puede resultar mucho más interesante que cualquier salida normal al cine.

El objetivo de esto es seguir contribuyendo en la generación de nuevas experiencias. Que Mvd y por qué no Uruguay se vuelva rica en ofertas para el tiempo libre. Hoy ya es una necesidad, es hora de trabajar para abastecerla.

 

Comenzaste en este rubro con «Historias De Chivitos», una fanpage que en poco tiempo reunió a más de 150.000 seguidores de forma orgánica. Contás en varias notas que te hicieron que fue idea de tu padre y que su objetivo era probar cómo hacer una página en Facebook. ¿Qué te motivó a crear «Colchones verdes?

El tema de la comida en mi familia siempre estuvo muy presente. Ya te das cuenta que mi padre quiso probar crear una página y no la creó sobre autos, la creó sobre comida jaja. En un momento dado del proyecto de Historias de Chivitos sentí que había algo que no estaba encajando. Sentí que no estaba siendo totalmente fiel a mi misma. En realidad lo que siempre quise hacer es lo que estoy haciendo ahora: retratar la escena gastronómica del país desde mi punto de vista. Es eso en parte lo que me motiva. El descubrir lugares, el permitirle a la gente que los conozca y que se animen a probarlos. El mostrar que no solo comemos chivitos y pizza si no que hoy hay una oferta grande de lugares hermosos para ir.

Es también la excusa perfecta para hablar de comida con mucha gente y para encontrar gente con los mismos intereses que yo. Con este medio hoy tengo la posibilidad de tocar muchas puertas y seguir saciando esa curiosidad que llevo desde siempre en todos los ámbitos que me muevo.



 Foto «Historias de Chivitos«. Benita Lipkin en Tinkal Bar


 Foto «Historias de Chivitos«. Alan Futterweit Paz en Chivitos Lo de Pepe.


 Foto «Historias de Chivitos». Aline Rajchman en So good Pizzetas.

 

Sos Licenciada en Gestión Cultural, productora ejecutiva en Fiera Films y en MetropolisFilms Películas, además de Production Manager en Pardelion Films. Tenés un gran recorrido y acumulado en lo referido al lenguaje visual. ¿De qué forma lo plasmás en este proyecto?

Ufff, es clarísimo que todo ese recorrido se ve reflejado en muchos sentidos. Desde el cuidado estético que le doy a lo que hago, la forma en la que comunico las cosas, la organización y dedicación que ejerzo…
Constantemente estoy pensando cosas para hacer, nuevas alianzas, nuevas experiencias, nuevos contenidos. La cabecita nunca para y eso es algo propio de nosotros los “productores”, siempre estamos con esa necesidad de estar “produciendo” lo que sea. A veces hasta embromo que me juega un poco en contra mi recorrido ya que si fuera un poco más ingenua no me exigiría tanto. El problema es que conozco perfecto cómo hay que hacer un proyecto de estas características y en el momento que decidí hacerlo lo tenía que hacer bien si o si.

 

¿Cómo se difunde?

Las redes sociales hoy son mágicas si se trabajan bien. Son una herramienta que tienen un poder enorme y te permiten hacer cosas increíbles. Por lo pronto el proyecto se difunde muy fuerte en Instagram aunque hace unos días lancé también la web. Esta tiene el objetivo de no solo ordenar todas las reseñas que ya he creado y que voy a crear sino que me permite generar diversos contenidos y de esa manera difundir otro tipo de cosas y abarcar más público. Allí armaré listas, notas, entrevistas, etc.

La estrategia es ser constante y generar contenido de interés que a mi me gustaría leer. Esa es en parte la clave, actualmente no trabajo con socios, ni prensa, nada. Trabajo para la gente que me lee y me recomienda. El boca a boca offline y digital es la fuente más confiable. Por otra parte estoy pensando de entrar en facebook, mi abuela me lo pide, y como ella debe haber muchas.

 

¿Tenés un equipo? ¿Cómo es el modelo de gestión? ¿Se distribuyen los roles?

Por lo pronto soy yo, solita. Muchas veces llamo a fotógrafos amigos para que saquen fotos mucho más lindas de las que yo sacaría.

 


 Foto web: www.colchondeverdes.com. Clandestino Pinar


 Foto web: www.colchondeverdes.com. Fabric Sushi


 Foto web: www.colchondeverdes.com. Inmigrantes


 Foto: feria Mvd Pop Up.- sandwich de Route Food Truck

¿Cómo se financia?

No hay aún un modelo de financiación único y no sé si lo habrá en algún momento.
Ahora estoy con los ciclos de cenas, en breve estaré generando algunas alianzas con marcas para hacer algo en verano y así iré de a poco marcando un camino y viendo qué es lo que más me divierte y me rinde.

 

¿Qué tres tips te gustaría compartir con la comunidad de Gestión Cultural UY referido a llevar adelante un proyecto?

1-Que ninguna de estas cosas tienen éxito porque sí. A veces se subestiman los proyectos que tienen base en las redes sociales pero éstos tienen mucho trabajo por detrás. Mi consejo es que si están convencidos de algo o tienen algún cuelgue en particular lo exploren y lo exploten. Estamos en un lugar que está todo por hacerse pero hay que laburar y laburar posta.

2-Que no tengan miedo de ser caretas y hablarle a cualquiera, si uno está convencido de que lo que tiene está bueno no hay porque tener vergüenza.

3-Que se animen a pedir ayuda. Hoy los proyectos requieren de un multitasking complejo y uno no lo sabe todo. Saber pedir ayuda es fundamental.

 

 

 


Eli Varscher

Nací en Montevideo en 1989. Egresé de la Facultad de la Cultura del CLAEH y recibí el título de Lic. En Gestión Cultural a fines del año 2013. He estado vinculada al mundo del arte desde pequeña y el canto y la danza me han acompañado desde siempre.

Me desempeño actualmente como Productora Ejecutiva de Fiera Films, una nueva productora impulsada por Metropolis Films y como Productora General de Pardelion Music Tv.

Anteriormente trabajé en los roles de producción y asistencia de dirección para diversas productoras locales.

He trabajado en el área digital del departamento creativo de la Agencia Neto y en Control Z Films como asistente de producción ejecutiva del largometraje “3” de Pablo Stoll.

En el correr de estos años he realizado la producción de varios comerciales tradicionales, cortometrajes y videoclips.

Mi interés por la gastronomía, la comunicación y todo lo relacionado al ámbito cultural estuvo latente desde siempre y hoy Colchón de Verdes es un medio que alinea gran parte de mi trayectoria y me permite volcar parte de mis conocimientos e intereses en un solo lugar.

Comentarios