Gestión en Red – Experiencia: Casas del Bicentenario (Arg.)

 

Por Eleonora Pereyra

En base a la reflexión iniciada sobre la gestión en red, comparto un análisis del proyecto cultural Casas de la Historia y la Cultura del Bicentenario originado en el 2009 dentro de la gestión cultural pública argentina.

En conmemoración de los 200 años de la Revolución de Mayo, el Gobierno Nacional de aquel momento (2009), impulsó un proyecto de gestión interinstitucional para la construcción de espacios destinados a actividades culturales en 200 localidades del país llamado “Casas de la Historia y la Cultura del Bicentenario”. El proyecto comenzó a materializarse con la firma del Convenio 155/09[1] y su Protocolo Adicional, entre los organismos nacionales: Secretaría de General de la Nación, la ex- Secretaría de Cultura, el Instituto Nacional del Teatro, el Instituto Nacional del Cine y Artes audiovisuales y el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. Continuar leyendo

La antena invisible o el visor de la imaginación

 

Por Gastón Fernández Arricar

 

Recuerdo cuando era niño. En esa etapa ya tenía en claro lo que quería ser. Ni astronauta ni aviador ni bombero ni jugador de fútbol ni abogado ni doctor. Yo sabía que mi corazón (y en parte mi destino, si es que creen), estaba marcado por el arte y la cultura, sin comprender, a ciencia cierta, de qué se trataba. Fui consciente, a partir de ese momento, que no había vuelta atrás. De niño empecé a escribir, a tientas. De niño empecé a actuar, trepándome a las paredes del patio de mi casa. De niño empecé a perfilar los personajes que después me habitarían, debajo de la piel y fuera de ella.

De mi niñez ya han pasado muchos años. Las cosas se han transformado, pero la vocación no, se ha robustecido. Me crie en un territorio en donde el arte y la cultura se ceñían a parámetros de rigurosa ilusión: casi todo había que imaginarlo. Eso fortaleció el espíritu creador. Supe que el mundo era una región más extensa, profundamente inabarcable. Ser hoy aquí no es lo mismo que haberlo sido tiempo atrás. El futuro siempre es el lugar que conjeturamos equívocamente, ese que arañamos con la vicisitud de lo improbable. Haber atravesado esa línea entre el ayer y el hoy, nos convierte en protagonistas privilegiados de la historia. Pertenecemos a la generación de los que agitaban la antena del televisor para poder enganchar, con suerte, una señal difusa que nos llegaba de la vecina orilla. Y también somos de la generación “netflixer”, que ha aprendido tanto de maratones como de la rayuela o del “ring raje”.

Sobre millenials y cultores

Aquel niño rudimentario nada tiene que ver con este adulto un poco millenial que ha sintonizado con aquella antena (de las que ya no se usan), pero que mantiene intacta la otra, esa que siempre existirá. Una antena invisible que nos conecta con el concepto de la creación artística adaptada al universo que se despliega ante nuestros ojos; un universo donde la cultura tiene la denodada labor de acomodarse al futuro que le espera. Una cultura de acceso igualitario, más universal. Una cultura despojada de prejuicios y con una mirada integradora y responsable. Una cultura de pertenencia, no descartable. Una cultura abierta al mundo, no restringida.

La literatura, el cine, la televisión, el teatro, la música, la danza, la publicidad, el diseño, en fin, todas las manifestaciones artísticas y todos los servicios que comprenden los conglomerados de comunicación, se han “colgado” de su propia antena para alzar la cabeza en un tiempo donde la posmodernidad (o más allá de ella) nos habilita como peones de un juego en donde innovar es la regla. En un país pequeño como Uruguay, la cultura se resignifica en nosotros, en todos los que hacemos de ella nuestro visor de imaginación y nuestra propia antena: la de la supervivencia.

El poeta, ensayista y músico estadounidense Ezra Pound, representante ilustre de la denominada “generación perdida”, expresó: “Los artistas son las antenas de la raza”. Y el arte nos salva, indefectiblemente, de una existencia llana y poco memorable. Sabemos, que cuando fuimos niños, el arte era aquello en lo que hoy nos ha convertido. Debemos ser cultores de las ideas. Y debemos ser cultores de los nuevos desafíos que nos depara el futuro; un futuro que seguiremos conjeturando, equívocamente, agitando una antena.

 

 

Gestión Cultural UY cumple 3 años

 

Hoy 25 de agosto Gestión Cultural UY cumple 3 años. Como pasa el tiempo, no lo podes creer. Queremos que sepan que a las tres nos hace muy feliz llevar adelante este proyecto, porque nos obliga a reflexionar sobre nuestra práctica todo los días, a investigar, nos da la oportunidad de conocer colegas increíbles de diferentes partes del mundo y sobre todo sentirnos parte de una comunidad y por eso GRACIAS a todas y todos ustedes, por ser parte, ser críticos, generosos y hacedores. 

Equipo coordinador,

Lucia Criado, Lía Pérez y Cinthya Moizo

No me toqués la carita

No me toqués la carita

 

Danilo Urbanavicius

El sector cultural está muy convulsionado por estas horas. No porque en pocos días se presente el proyecto de ley de cultura que incluye la creación de un ministerio específico, tal como lo había anunciado el presidente Tabaré Vázquez.

Tampoco por el trabajo que viene desarrollando de forma sistemática desde hace un buen tiempo el sector de la danza y que finalizará con la creación de un Plan Nacional de Danza. Nada de eso.

La convulsión radica en la suspensión de los derechos como socio, por parte de la Sociedad Uruguaya de Actores (SUA), a uno de sus integrantes por el término de seis meses, quien además le solicita a sus afiliados tener en cuenta esta situación a la hora de comenzar nuevos trabajos en el plazo estipulado, que incluyan a este actor, además de que le sea comunicado en caso de que así suceda. Continuar leyendo

Gestión en RED

Eleonora Pereyra

 

¿Cómo influyen e impactan las nuevas tecnologías en los modos de gestión?, ¿cómo funcionan las estructuras de gestión cultural pública?, ¿qué programas favorecen el intercambio de proyectos culturales dentro de Argentina?. Algunas de las preguntas motivadoras de esta reflexión, que componen los trabajos finales de diferentes periodos de estudio en Flacso e IDAES sobre Gestión Cultural y Comunicación.

Continuar leyendo

La cultura es un espejo


 
Gastón Fernández Arricar

La cultura entendida, de cierto modo, como un proceso de desarrollo intelectual y artístico, permite que una infinidad de estímulos circundantes socialicen a los individuos, conectándolos con su propia esencia, abocándolos al descubrimiento y la búsqueda del conocimiento como herramientas para el desarrollo personal y el emponderamiento. Los móviles culturales resultan obsoletos si no conducen al entendimiento a través de la adquisición, aprehensión y promoción de modelos y valores que nos permitan razonarlos, evaluarlos, asimilarlos o bien, depurarlos. Continuar leyendo