Bienvenidos a Gestión Cultural UY

Montevideo, 25 de  agosto.

El una primera descripción podríamos decir que este sitio es un espacio de puertas abiertas para personas interesadas en la Gestión Cultural. Al igual que otras valiosas iniciativas apuntamos a la necesidad de agrupar, clasificar y difundir información.

Sin embargo, creemos que la definición de este espacio estará en constante construcción, al igual que la disciplina que nos reúne.

En la última década la Gestión Cultural ha logrado legitimación en Uruguay a fuerza de experiencias extranjeras, de iniciativas locales, de iniciativas académicas y voluntades políticas. Por otra parte, más allá de los avances de los últimos diez años, la administración de la experiencia cultural en nuestro país es tan vieja como nuestra propia historia. Promotores, docentes, comisiones vecinales, productores, jerarcas de turno y una larga lista de emprendedores construyeron a lo largo de los años un forma de hacer. Estos saberes se fueron transmitiendo casi que “de boca en boca” hasta nuestros días y la mayor de las veces ignorando que estaban haciendo Gestión Cultural.

Es decir, lejos de cualquier impulso fundacional imaginamos esta herramienta como un aporte más al devenir de nuestra profesión y la ciudadanía en general. Con la certeza de que estamos creando un espacio de utilidad y la convicción de que no hay otra manera de hacerlo si no es con la colaboración de muchas y muchos.

Invitamos a navegar, escribir, difundir experiencias o actividades, corregir, convocar, ser partícipes.

Porque entendemos la cultura como el sustento de nuestras identidades y el ingrediente fundamental para el desarrollo de la ciudadanía y del buen vivir.

Teixeira Coelho: “El mejor resumen de la idea de cultura (y que muy poca política cultural se dispone a aceptar) es aquel que presenta la cultura como una larga conversación. Una larga conversación entre todo lo que es cultura, entre todos los que mueven la cultura. Una larga y franca conversación. La mejor idea de libertad en cultura es la idea de conversación.”

Por Cinthya Moizo