No me toqués la carita

No me toqués la carita

 

Danilo Urbanavicius

El sector cultural está muy convulsionado por estas horas. No porque en pocos días se presente el proyecto de ley de cultura que incluye la creación de un ministerio específico, tal como lo había anunciado el presidente Tabaré Vázquez.

Tampoco por el trabajo que viene desarrollando de forma sistemática desde hace un buen tiempo el sector de la danza y que finalizará con la creación de un Plan Nacional de Danza. Nada de eso.

La convulsión radica en la suspensión de los derechos como socio, por parte de la Sociedad Uruguaya de Actores (SUA), a uno de sus integrantes por el término de seis meses, quien además le solicita a sus afiliados tener en cuenta esta situación a la hora de comenzar nuevos trabajos en el plazo estipulado, que incluyan a este actor, además de que le sea comunicado en caso de que así suceda.

No conozco personalmente a Franklin Rodríguez, por lo cual estas líneas no intentan ensayar una defensa hacia él. Tampoco convertirlo en víctima y colaborar en su cometido de vender más entradas en su próximo espectáculo, como afirman los entendidos en la materia a través de las siempre candentes “redes morales”.

Coincido con algunas cosas que dijo en la nota del Semanario Voces, la que le costó que se lo declarara persona no grata, y discrepo en muchas más a tal punto que me hace pensar que tenemos pocas cosas en común. Excepto el barrio en el que ambos nacimos y la condición de trabajadores de la cultura. Esta última basta para manifestarle mi solidaridad a él y a cualquier trabajador que se le impida, de forma directa o indirecta, ejercer su derecho a trabajar.

Pero lo importante acá no es ni lo que piense yo, ni lo que tenga en común o no con él. Ese no es el cometido. Lo importante de lo sucedido con Rodríguez, es que hizo que la cultura esté en la agenda pública y eso es muy bueno, aunque no de la manera que muchos quisiéramos.

Es que Franklin de alguna manera, como se decía en mi barrio, “ le tocó la carita” a parte de quienes integran nuestro ecosistema cultural. Solo a una parte. No violó ninguna norma ética ni moral, ni nada que se le parezca. Dijo lo que muchos piensan y lo que pocos se atreven a decir. Con razón o sin ella pero lo dijo.

El teatro nacional no es solo Socio Espectacular. Tampoco lo son los repetidos elencos que nos representan fuera de fronteras y que bien merecido lo tienen. Es también el otro sector del teatro que vive y convive fuera de toda estructura preestablecida porque el sistema tributario, el de recaudación, el de los permisos interminables, el de la burocracia y el los porcentajes altísimos que exprimen los borderaux, de cierta forma los rechaza. Es también el del interior del país.

Esta situación que polariza todo aún más, no puede ser otra cosa que una oportunidad para discutir la situación del teatro uruguayo, de la danza, de las políticas culturales, de nuestra institucionalidad.

En el sector cultural nos debemos varias horas de conversación, de una larga y franca conversación que rescate los principios más esenciales de la dialéctica hegeliana. Donde el disenso sea visto como una oportunidad y no como un problema.

Nos debemos una discusión de un poco más de 140 caracteres y más profunda que un simple “me gusta” o “no me gusta”. Nos debemos una gran discusión, no desde el “yo para mi” y el “yo pienso de que”. Necesitamos argumentar con fundamentos y con sustento teórico, cultural y político.

Nos estamos privando de hablar sobre nuestra institucionalidad cultural. Ni más ni menos. Es un ministerio de cultura el que necesitamos, o es una secretaría? Y Si fuera un ministerio, cómo sería? Quién va a diseñar su estructura e institucionalidad?

Los temas culturales deben estar en la agenda pública por la importancia y la relevancia que estos tienen, de forma crítica y con argumentos. No los dejemos librados a la mezquindad de políticos y periodistas que poco hablan a diario de asuntos culturales importantes  y que solo se interesan cuando el show mediático aparece.

Fondo Cultura Interior: tan necesarios como justos


  Foto: OPP, Minas de Corrales
Por Enrique Da Rosa

La dinámica de los pueblos del interior del Uruguay referido a la generación de demanda de actividades, espectáculos y talleres, ha marcado la agenda de las instituciones del Estado y de los gestores independientes. Son tan variopintas como reiterativas, tan inesperadas como individualistas, tan sobredimensionadas como atractivas; pero también tan necesarias como justas.

En su mayoría las demandas son de espectáculos puntuales, para fiestas de escuelas, comisiones de apoyo, fechas patrias, fiestas populares. En segundo lugar aparecen las demandas de talleres, casi siempre de formación artística de nivel básico. Continuar leyendo

Cabildos abiertos, una experiencia de participación


Por 
Verónica Pécora

En las capitales departamentales del Uruguay, muchas veces, se repite la misma lógica centralista y de exclusión que existe desde Montevideo hacia el interior. Aunque se trate de poblaciones y escalas mucho más pequeñas, el centro de poder está reunido en la ciudad, donde está la base administrativa y la presencia de la mayoría de los actores gubernamentales. Así los ciudadanos de los pequeños poblados son ciudadanos de segunda, con grandes dificultades para llegar a los lugares donde se toman las decisiones y con escasa capacidad de incidencia, también en lo cultural.

En la experiencia territorial denominada “Cabildos Abiertos”, iniciativa que intentaré describir en estas líneas, fue que nos propusimos empezar a andar en el camino inverso y revertir la disparidad. Esta experiencia comenzó en 2016 en el departamento de Florida, en el ámbito de Centros MEC y fue iniciativa de la dupla de coordinación departamental. Continuar leyendo

Fememina 2018: Festival de cortometrajes dirigidos por mujeres


Por GCUY

Este año les volvemos a compartir los aportes de Agostina Dati  e Inés Lage coordinadoras de FemeMina – muestra de cortometrajes realizados por mujeres, el proyecto llega a su 4ta edición con historias sensibles y cargadas de sentido. Miradas comprometidas con la realidad. Modelos diversos de representación que alimentan las diferentes formas de habitar el ser mujer.

Los días jueves 22 y viernes 23 en el Centro Cultural de España de Montevideo se podrá participar del festival, donde se encontrarán con obras realizadas por artistas uruguayas e internacionales. La entrada es gratuita, sin inscripción previa y hasta agotar aforo. Agenda completa acá.

 

 

Continuar leyendo

Las artistas y gestoras culturales también nos adherimos al 8M


Obra: Graciela Sacco, series Bocanada, 1993
Por Agustina Ramos

La equidad de género es un ideal que pareciera ser esquivo en todos los ámbitos, el mundo del arte y la cultura no son excepción. Existen aún varias grietas que viven las mujeres dentro y fuera de las instituciones. Trabajar desde el ámbito cultural supone un respeto de todxs lxs individuxs y de cuestionar lo establecido. Son las mujeres las protagonistas de situaciones de discriminación y marginación de espacios institucionales, por tanto es un pilar fundamental de la gestión cultural escuchar en primera persona sus experiencias y entender en profundidad sus problemáticas y necesidades.

Estas reflexiones nos llevan a difundir y visibilizar manifestaciones artísticas que cuestionan los parámetros establecidos y el lugar de la mujer en el arte.

El arte no se exhibe, el arte es exhibido. Cabe preguntarse entonces, ¿por quién es exhibido? y ¿qué se intenta transmitir?  Toda obra tiene algo que decir, entonces ¿qué sucede con el mensaje que las obras de artistas femeninas contienen? ¿Qué rol tenemos como gestoras (dentro o fuera de la institución) ante estas manifestaciones?   Continuar leyendo

Circo nacional con carpa propia


Por GCUY

 

La carpa de circo Tranzat vuelve a instalarse por 4º año consecutivo en el emblemático Castillo de Piria y su espectáculo irá todas las noches de Enero a partir de las 21:30 hs y a la gorra. Las propuestas realizadas por los artistas circenses uruguayos tanto en carpa como sobre las tablas de un teatro han conquistado a un público sumamente diverso y sin franja etaria.

Continuar leyendo