Documento sin título

Por Mariana Ripoll

Empiezo a escribir con algunas ideas mezcladas, sin la menor intuición de cómo le voy a poner a este texto. El título a veces es lo primero que sale y facilita mucho porque, en mi experiencia, saberlo o tener una idea de cómo va a ser, es saber de antemano al menos el concepto central de lo que queremos decir o contar. Así que por ahora esto es un “documento sin título” que espero vaya tomando forma y sentido en los próximos párrafos.

Lo que tengo más a flor de piel es incredulidad. Más allá de si esta situación tan mundial como el 80% del planeta y tan local como nuestras diferentes modalidades de cuarentena está o no justificada (muchos dicen que otras gripes más mortales no tuvieron tanta prensa y con esa premisa se puede crear mucha teoría “conspiranoica”), me impacta estar viviendo todos los días algo más parecido a un guión de ficción que a lo que veníamos llamando realidad. Me resulta muy fuerte estar pudiendo constatar el impacto económico, social y emocional que una pandemia tiene hoy, ahora, acá.

No voy a negar que como buena taurina de Sol, trabajar en chancletas o tirada en la cama es lo más parecido a la panacea que puede existir ahora, pero como decía Anna Pignataro en su artículo, no dejo de ver cómo esto nos está afectando a todes. Creo que siempre nos iba a agarrar desprevenidos porque en el fondo no pensábamos que de verdad fuera a pasarnos a nosotros (mmm…el egooo…). La diferencia es que efectivamente, está pasando ahora y no podemos evitar preguntarnos cómo seguirá, cómo seguiremos. 

Sigo escribiendo mientras se me ocurre que descubrir cómo sobrellevar todo esto se puede parecer mucho a encarar una hoja en blanco y en seguida aplico la buena técnica del periodismo. Hacernos algunas preguntas en general no falla para salir del bloqueo y poner nuestras mentes a hacer algo útil:

1 – ¿Para qué quiero llenar ese blanco? 

2 – ¿Con qué voy a llenar ese espacio que necesito, tengo-que o quiero llenar? 

3 – ¿Para quién voy a hacerlo?

4 – ¿Cómo lo voy a llenar? 

Es un buen ejercicio. Así como quien no quiere la cosa, a mi me viene sirviendo para haber llegado al cuarto párrafo con algo que, espero, va a terminar de cobrar sentido en los que siguen. 

El orden de las preguntas también suma. Tener claro primero para qué queremos sobrellevar esta situación parece obvio, pero re-pensarlo puede ser interesante. Quizás nos permitiría entender si lo haremos por mera obligación, por necesidad o si de paso podremos sacarle algún provecho, un extra…algo que nos haga bien. Además de tachar pendientes como ordenar el ropero, ¿para qué nos puede servir una cuarentena? 

Y así como quien no quiere, mientras pensamos el para qué, llega la pregunta siguiente: ¿con qué tipo de actividades vamos a llenar de contenido nuestro día a día? En caso de quienes tenemos la posibilidad de trabajar y de hacerlo desde nuestras casas, ahí ya contamos con un elemento ineludible a la hora de construir esa cuidadosa selección de quehaceres (y ya por tener trabajo, casa e internet…pucha, si habrá que estar agradecidos, ¿no?).

Pero, ¿qué nos ofrecen nuestros hogares que no estábamos aprovechando? ¿Qué recursos tenemos para convertir esta crisis en un listadito de oportunidades, esta cuarentena en un reparador y rendidor retiro hogareño? 

¿Qué podemos generar desde nuestras habilidades innatas o adquiridas, desde nuestras pasiones, inquietudes, nuestros sueños y creatividad para disfrutar, construirnos y compartir aún desde la distancia? 

Y, ¿quién será el destinatario o la destinataria de todo eso? 

¿Yo misma/o? ¡Siempre es genial! 

¿Puedo y quiero hacer algo por o para otras personas? 

Es bastante paradójico: la misma tecnología que contribuye a la paranoia colectiva (excelente nombre para una banda indie) y a la desinformación (esta sería de punk), también es la gran herramienta que hoy nos permite acercarnos a lo que queramos hacer con nuestro tiempo y a quienes queramos que eso llegue. 

*La tecnología y la generosidad de muchísima gente ha estado siempre y está hoy más que nunca, compartiendo lo que tiene para dar (conocimiento, historias que inspiran, herramientas) a través de esos medios.

La última pregunta, en definitiva, vuelve a ser la primera: cómo se va a llenar este espacio en blanco. Y leyendo hacia arriba veo que se responde en el momento de hacer, de materializar todo lo que las preguntas anteriores nos ayudaron a bajar a tierra. Ese momento es mío mientras les escribo todo esto y también es de ustedes, nuestro, todos los días. 

Porque podemos dejarnos amedrentar por esta coyuntura poniendo el foco en todo lo difícil que nos pone enfrente, todo lo surrealista que es o podemos ponerlo en lo que toda situación nueva nos brinda: una hoja en blanco, una oportunidad, un documento sin título.

PD: ¡A investigar, crear y redactar proyectos amigxs colegas, gestores y artistxs! En pocas semanas abren los Fondos Concursables, hay fondos internacionales para descubrir y aprovechar…y cuando el espacio físico es limitado, siempre podemos viajar con nuestras mentes 🙂

Mariana Ripoll Castro - Licenciada en Comunicación por la Universidad de la República con posgrado en Gestión Cultural y Comunicación en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), Buenos Aires. Trabajó como asesora de emprendedores, como productora en medios de comunicación y como ejecutiva de Cuentas en agencias de publicidad. Formó parte del equipo de trabajo de Gestión Cultural UY en sus inicios. Trabaja en la Dirección Nacional de Cultura del Ministerio de Educación y Cultura desde el año 2014, cuando ingresó como parte del equipo central de Comunicación de esa institución. En 2018 se integró al Departamento de Industrias Creativas como asesora para la industria musical uruguaya, tarea que continúa desempeñando actualmente desde el área Música de la misma institución. Forma parte del equipo de coordinación general del proyecto de internacionalización de música uruguaya “Uruguay al Primavera Sound” que este año va por su segunda edición. 

Leave a Comment.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.