El miedo a la hoja en blanco

psicosis-300x300


 Por Gestión Cultural UY

¿Cuántas veces nos ha pasado que alguien tuvo la misma idea, atraviesa la primera etapa, consigue realizar el proyecto y decimos: “yo tuve esa idea en el 2008”? Pasa que las ideas existen en el terreno de lo real.

El paso posterior a la “idea” es bajarla a un papel, ya sea para compartirla con alguien, estudiarla, mejorarla, licenciarla o incluso aplicar a un fondo o armar un dossier comercial para salir a venderla. Pero antes de cualquiera de esas situaciones o caminos a recorrer aparece en nuestro monitor “la hoja en blanco” y el momento donde lo que tiene sentido en nuestro cerebro deberá ser plasmado. Claro, eso es casi imposible, por eso mucha veces nos desanimamos, no nos gusta como está quedando y la dejamos por esa.

Lo primero que tenés que aceptar es que a todos nos pasa, así te empezás a sacar un poco de presión. Date una segunda oportunidad, bajá la ansiedad, definite como un creador de contenido y disfrutá el proceso.

Para que disfrutarlo te sea más fácil y poder atravesar este momento lo más rápido posible, acá te pasamos algunos tips para encarar ese documento vacío con un cursor titilante que ansía llenarse con palabras:

 

Primera etapa

Plantear en la hoja las preguntas básicas y responder sin prestarle atención a la redacción, (esos detalles son para el final). Si no te gusta como redactás…tranquilidad, siempre hay un amigo que te puede ayudar con eso. En este primer momento lo importante es el contenido, no la forma.

 

1- ¿Qué es lo que quiero hacer?

2- ¿Por qué lo quiero hacer?

3- ¿Qué objetivos tengo?

4- ¿Cuánto me sale?

 

Con estas cuatro respuestas ya tenés la estructura base para compartir lo que querés emprender con otros…y la hoja en blanco es cosa del pasado.  

 

Segunda etapa

Acá hay que investigar, no da “inventar la rueda”. Por suerte existe internet y todas las experiencias similares serán nuestros antecedentes. Este es el momento donde hay que saber cuáles son nuestras posibles estrategias para financiar lo que queremos hacer y en base a eso tenemos que estructurar el o los documentos.

 

Fondo con formato: leer las bases varias veces es fundamental porque en base a sus objetivos vas a seguir estructurando tu documento y en seguida vas a darte cuenta si tu idea aplica a ese fondo o no. Aconsejamos no forzar esto, ya que generar este tipo de documentos requiere de tiempo y si el objetivo de las bases no tiene que ver con lo que vos estás proponiendo, lo más probable es que no consigas el apoyo. Para ahondar en este tema te recomendamos leer esta nota de nuestra colega Mayte Loyarte.

Seguramente te pidan siempre más o menos lo mismo: resumen ejecutivo, antecedentes, justificación, objetivos, diagrama Gantt con actividades, recursos humanos, estrategia de comunicación y marketing, modelo de negocio, un presupuesto y un flujo de fondos. Parte de esta información ya la tenés de la etapa anterior.

 

Dossier comercial: si luego de la investigación creés que el mejor camino es hacer captación de fondos y/o diversificar los apoyos incluyendo algún fondo -cosa que aconsejamos- tenés que tener muy claro a quién o quiénes les estás hablando. Además este tipo de documentos tienen que ser concisos y claros: tiene que comprender en pocas palabras lo que querés hacer y el negocio que le estás proponiendo. Una reunión previa siempre ayuda.

Los documentos tienen que estar hechos a medida, eso quiere decir que tu “PDF” no lo vas a reenviar sin criterio, sino que vas a realizar las variaciones necesarias para cada destinatario  de forma que quien lo reciba del otro lado sienta que la propuesta y su comunicación son personalizadas.

Acordate que en internet vas a encontrar miles de formatos y tips para generar este tipo de documentos pero nadie más que vos sabe cuáles son los puntos fuertes de tu proyecto y qué destacar para venderlo y tener éxito.

 

Tercera etapa

Después de repasar el o los documentos realizados ya podés llamar a ese amigo que la tiene clara y redacta divino para que te dé una mano. Y acá comienzan otros ciclos del proyecto a recorrer…


Por editorial GCUY

 

Comentarios