Fondo Cultura Interior: tan necesarios como justos


  Foto: OPP, Minas de Corrales
Por Enrique Da Rosa

La dinámica de los pueblos del interior del Uruguay referido a la generación de demanda de actividades, espectáculos y talleres, ha marcado la agenda de las instituciones del Estado y de los gestores independientes. Son tan variopintas como reiterativas, tan inesperadas como individualistas, tan sobredimensionadas como atractivas; pero también tan necesarias como justas.

En su mayoría las demandas son de espectáculos puntuales, para fiestas de escuelas, comisiones de apoyo, fechas patrias, fiestas populares. En segundo lugar aparecen las demandas de talleres, casi siempre de formación artística de nivel básico.


  Foto: Tranqueras

En muchos de estos casos las demandas aparecen en cualquier época del año por fuera de las posibilidades de planificación de la mayoría de las políticas públicas; otras veces las demandas demuestran desconocimiento de que existen ofertas en la propia localidad que suplen esas necesidades, por ejemplo pedidos de talleristas de guitarra en pueblos donde existen varios docentes de guitarra (posiblemente por aquello de que nadie es profeta en su tierra).

A su vez esta dinámica intensa también se da porque aún queda una cantidad importante de uruguayas y uruguayos que desconocen los mecanismos de Fondos concursables o entienden que sus demandas no son para esas plataformas, que son mucho más acá, más en el plano de la inmediatez sin tantos requisitos y formularios.

Todo esto hasta acá como descripción de lo que se ve y vive en el territorio. Pero además debo sumar otro componente, la caracterización de quienes presentan demandas y las ausencias notorias de los que no presentan.

Sin duda alguna la población que presenta demandas en localidades del interior del país es la que tiene alguna relación con un grupo social, institución educativa, participante de las llamadas “fuerzas vivas” de la comunidad, que sabe expresarlo mínimamente por escrito, en definitiva población institucionalizada. Queda entonces por fuera la mayoría de la población.

Es con todo esto que en la Coordinación Departamental de Centros MEC de Rivera decidimos ofrecer otra vía de recepción de demanda. Partiendo de la lectura de otras experiencias similares como los Cabildos que Centros MEC hace en Florida, nos propusimos generar la posibilidad de que la población decida el destino de una parte del presupuesto departamental de esta Dirección del MEC por medio de presentaciones de proyectos.

Un dato importante, Rivera es uno de los departamentos que menos proyectos presenta a los Fondos Concursable para la Cultura  y a los Fondo Regional para la Cultura de la Dirección Nacional de Cultura y por consiguiente de los que menos gana fondos. Sumado a esto, el nivel de formulación de proyectos es muy malo, existe un desconocimiento importante sobre los mecanismos más básicos de gestión.

Fue por este motivo que esta iniciativa, llamada Fondo Cultura Interior, realiza varios talleres de formulación y gestión de proyectos socio-culturales de desarrollo local como paso previo al llamado de propuestas.

Se hizo una convocatoria abierta mediante la prensa local, pero sobre todo se trabajó con los referentes locales. Entendiendo por referente no al presidente del club social sino a las y los riverenses que vienen demostrando hace años con tenacidad y tozudez su entrega total a la tarea de mejorar la calidad de vida de los suyos. Esto es lo fundamental en un proyecto, la sumatoria binaria de un problema concreto a resolver y un corazón caliente que se tome en serio la resolución de ese problema.

Se desarrolla en las localidades de Tranqueras, Minas de Corrales y Vichadero, todas ellas son sedes de Centros MEC. Con un contenido que integra los procesos básicos de formulación de proyectos, conceptualizaciones sobre Identidad Cultural e Innovación como valores agregados que queremos resaltar en las propuestas.

EL 15 de mayo finalizó este ciclo de talleres, dando comienzo inmediatamente al llamado a presentación de proyectos que aspirarán a un monto máximo de 50 mil pesos por localidad, y el 9 de junio se darán a conocer los ganadores. Los proyectos se deberán ejecutar entre setiembre de 2018 y febrero de 2019.

La expectativa es dejar instalado este conocimiento en lo local y creemos que vamos a lograrlo, ya que la concurrencia en cada taller supera las 15 personas interesadas y con ideas socialmente valiosas .

En esta oportunidad el Fondo se llama Pedro Silva y Verde en homenaje a un gran gestor y productor cultural independiente que se radicó en Tranqueras.

Enrique Da Rosa, fronterizo, 40 años, padre de Brisa, Bianca y León. Especialista en Gestión Cultural, Gestor en Patrimonio Cultural Inmaterial, Coordinador de Centros MEC Rivera. Trabajos destacados: Muestra Binacional de Teatro Mucha Merde, Proceso de Patrimonialización de la producción artística del Portuñol Jodido Bushinshe, Ciclo musical Música para escuchar.

Comentarios