La experiencia Anatema: la visión de una estudiante de gestión cultural


Por Analía Parada

¿Qué es trabajar de forma colaborativa? ¿Qué implica armar un ciclo de recitales y mesas de discusión en el Auditorio Nacional del SODRE?

En esta nota una estudiante de la Facultad de Cultura del CLAEH sistematiza las vivencias y aprendizajes de formar parte de Anatema, que el próximo jueves 25 de mayo tendrá su segundo recital con Power Chocolatín Experimento y Cuco en la Sala Hugo Balzo (entradas aquí).

Mi nombre es Analía Parada y soy una de las estudiantes de tercer año de la Licenciatura en Gestión Cultural del CLAEH. Junto con Agustina Morales y Sofía Negrín estamos colaborando en este proyecto desde el mes de abril.

Esta experiencia empezó hace unas semanas cuando nos reunimos en la facultad con el creador y coordinador general de Anatema, Salvador García, donde nos contó de qué se trataba el proyecto, cuáles eran los objetivos y cómo podríamos contribuir. Unos días después nos reunimos con Salvador y Andrea Pozzolo, ocasión en la que conversamos sobre el esquema de tareas y definimos quién de nosotras iba a colaborar en qué área. De esa forma nos pusimos de acuerdo en que, dicho de manera resumida, Sofía iba a colaborar en la producción técnica, yo en la producción de contenidos y Agustina en lo que pudiera, ya que su disponibilidad horaria es cambiante.

Dentro de la producción de contenidos, Salvador y Andrea me propusieron realizar un registro escrito de cada actividad de Anatema para compartir mi experiencia en la web de Gestión Cultural UY. Es por eso que en este espacio iré haciendo reseñas de los eventos, acompañadas de observaciones y reflexiones personales.

El jueves 20 de abril se llevó a cabo el primer recital de este ciclo: Toto Yulelé + Los Valses. En esta primera instancia conocimos a Federico Calvo −encargado de las redes−, a Alejandro Caper −encargado del audiovisual−, y a los integrantes de ambas bandas. Llegamos a la prueba de sonido y un par de horas después comenzó el show. Esta experiencia fue enriquecedora en varios sentidos: por un lado tuvimos la oportunidad de estar detrás del escenario y en los camerinos, observando el ambiente de festejo de los artistas y la emoción que tenían de tocar allí, y por otro lado disfrutamos del propio concierto, que fue mágico. Me conmovió sobre todo la conexión que se generó con el público.

 


Backstage de los músicos de Toto Yulelé en el Recital 1, fotos de Analía Parada.

 

La siguiente fecha de la agenda de Anatema fue el pasado jueves 4 de mayo, donde tuvo lugar la primera mesa de discusión, titulada “Inclusión y Accesibilidad en la cultura”. Los integrantes de la mesa fueron Natalia Espasandín, Paula Aintablian y Fabián Marquisio y el lugar de mediadora lo encabezó Inés Pereyra (más información sobre los ponentes aquí). Se conversaron diversos puntos entorno a la escasa accesibilidad en los espacios culturales de Uruguay para personas con discapacidad.

Paula Aintablian, dueña de Kalima −espacio cultural abocado a la inclusión sociocultural y laboral de las personas con discapacidad−, hizo hincapié en la falta de espacios culturales que apunten a una mayor inclusión. Esta fue una de las razones que la llevó a crear Kalima, considerando que existen talleres y distintas actividades pero no lugares físicos donde mediante la accesibilidad se de la verdadera inclusión.

Afirma con convicción que “(…)el salto a instalar un lugar concreto de trabajo no se da” y que es fundamental empezar a formar estos espacios pensando las cosas desde otra lógica. Por último, cerró su participación con la siguiente frase: “Uno tiene que estar convencido de lo que hace. Hay público que necesita estos espacios y la gestión cultural es imprescindible.

Fabián Marquisio es el autor de “Villazul, Música para crecer”, producto musical que surge a partir de su experiencia con Antonio, su hijo. El álbum tiene un fin terapéutico para ayudar en sus tareas diarias a niños con trastorno del espectro autista (TEA), síndrome de Down o dificultades de aprendizajes.

Marquisio trajo una reflexión muy interesante: “Nuestra sociedad funciona como un montón de individualidades.” Explicó que estar constantemente inmersos en nuestra individualidad nos pone a la defensiva y no conectamos con el otro. Sólo hacemos algo cuando nos toca a nosotros o a un ser querido. No vemos al de al lado realmente. Nos desentendemos del problema, cuando en realidad es problema de todos. Considera que ha habido un cambio a nivel gubernamental, pero el problema es la fiscalización. Por último, expresó que “tenemos que pensar como colectivo y ponernos la camiseta.”

Natalia Espasandín comenzó hablando del concepto de funciones integradas, que son aquellas funciones donde “las personas con discapacidad pueden consumir y disfrutar de una obra audiovisual en condiciones que les permitan coexistir con los demás.”

Espasandín, licenciada en Comunicación, aseguró que para esto la tecnología necesaria existe y es factible aplicarla. Como docente considera fundamental que un licenciado en Comunicación tenga la noción y las herramientas necesarias para incluir desde un principio estos aspectos en sus prácticas. Además, agregó que en los últimos años se observa más cantidad de eventos de este tipo, ya que el avance tecnológico lo facilita y nos pone en contacto. Sin embargo, el cambio se está dando muy lentamente y las resistencias están activas.

Por último, comentó: “No me gustaría que el mensaje final sea que se nos viene una tormenta. Es cierto que es difícil, pero también hay un montón de iniciativas que hay que lograr unificar. Estamos en un proceso de cambio y hay estrategias y profesionales.”

 
 Mesa: Inclusión y accesibilidad en la cultura para personas con discapacidad. Fotos de Aimé Castro publicadas en Flickr con licencia libre CC BY SA 4.0

 

La mesa de discusión tuvo una buena concurrencia y fue una instancia rica en muchos aspectos. Puedo decir que a través de Anatema estoy conociendo un mundo que antes me era ajeno. Me estoy familiarizando con el concepto de trabajo colaborativo, conociendo a los artistas que suelen estar por fuera del circuito cultural oficial, y entendiendo la falta de inclusión y accesibilidad en los espacios culturales.

Además, tengo que decir que trabajar con personas como Salvador, Andrea, Federico y Alejandro es muy agradable. No solo son profesionales en lo que hacen por lo que uno se nutre solo de verlos trabajar, sino que sus formas de ser invitan a formar parte. A pesar de no tener una gran experiencia en este ámbito, puedo decir que esta última es una cualidad muy valiosa, ya que genera un ambiente de trabajo ameno, sin sacarle ni una pizca de profesionalismo.

Esto último tiene que ver con el trabajo colaborativo, que es la forma en que estamos trabajando en Anatema. Es un proyecto que no tiene financiación, por lo que todas las personas son voluntarias y fueron invitadas para participar por su experiencia laboral en ámbitos de gestión de trabajo voluntario y porque sentían que Anatema los representaba en algún punto. Compartir las bases ideológicas del proyecto ya da una noción del vínculo entre los integrantes del equipo. En otro tipo de gestión no necesariamente se comparten valores. Este diferencial es una gran fortaleza que tiene Anatema.

 


 Mesa: Inclusión y accesibilidad en la cultura para personas con discapacidad. Video de Alejandro Caper

Agenda de actividades:

Jueves 25 de Mayo

Recital: Power Chocolatín Experimento (Uy) + Cuco (Arg)

21:00 hs – Sala Hugo Balzo

Entradas aquí

 

Jueves 15 de junio

Mesa de discusión: Producción cultural 2.0: Industrias creativas, profesionalización y modelos solidarios.

18:00hs – Perifoneo Auditorio Nacional SODRE

 

Domingo 18 de junio

Recital: Y los nombres comunes (Uy) + ElectroPiró (Arg)

21:00 hs – Sala Hugo Balzo

 

Sábado 15 de julio

Recital: Limpiando Encontré Monedas (Uy) + Mañana Mi Coche Explotará (Arg)

21:00 hs – Sala Hugo Balzo

 

Jueves 19 de julio

Mesa de discusión: Estrategias de comunicación para la cultura en ámbitos colaborativos

18:00hs – Perifoneo Auditorio Nacional SODRE

 

Talleres

11:00 hs a 16:00 hs – Centro Cultural de España

La Dirección Nacional de Cultura apoya los talleres


Anatema es organizado de forma colaborativa, impulsado por Salvador García, con el apoyo de: Facultad de cultura CLAEH, Música Libre Uruguay, Rodelú y Gestión Cultural UY.


Analía Parada, nací en 1995 y estudio Gestión Cultural en el CLAEH. Fui pasante en Fundación Unión y en Fundación Iturria. En esta última colaboré en eventos musicales de pequeña escala llevados a cabo en la propia institución. Además de mi interés por la gestión, me dedico a cantar. Tomo clases con la cantautora Carmen Pi y formo parte del ensamble coral «Coralinas» dirigido por ella.

Sofía Negrin, tengo 22 años y soy estudiante de la Licenciatura en Gestión Cultural del CLAEH. A lo largo de mi vida participé en diversos grupos de gestión comunitaria abocados a eventos culturales, musicales y deportivos. Hoy en día estoy interesada en el trabajo de gestión cultural para y con el interior del país.

Agustina Morales, tengo 24 años y soy Estudiante de la Licenciatura en Gestión Cultural del CLAEH. Estudié Teatro Musical en Montevideo y en Buenos Aires, por lo que mi interés por la gestión parte de lo que es la Producción, específicamente en Artes Escénicas u otras áreas relacionadas. Me encuentro motivada por arte y cultura en sus diferentes ramas.

 

Comentarios