Pensar la cultura


Por GCUY

Contrapanóptico es un proyecto difícil de encasillar que se mantiene en permanente movimiento, y cada actividad que se proponen arroja nuevas interrogantes a las que sus gestores buscan amoldarse para ensayar nuevas respuestas.

En esta nota, Itzel Ibargoyen nos cuenta sobre este espacio como adelanto de lo que se charlará en la mesa de discusión de Anatema: ecosistemas de producción alternativos sobre Industrias creativas y modelos solidarios en el Perifoneo del Auditorio Nacional del Sodre.

Itzel participará como oradora junto a Javier Pastorino y Cecilia Silva, la información completa sobre esta actividad la pueden consultar aquí.

¿Qué es Contrapanóptico y quienes lo integran?

Contrapanóptico es un espacio para pensar aspectos comunes que nos confrontan, nos angustian y nos interpelan sobre los modos de producción cultural actuales y sus implicancias para la vida, asumiendo a lo cultural como un espacio amplio de significaciones sociales. Nos interesa poder romper con algunos sentidos comunes que ubican al artista y a su producción como algo excepcional. Ya sea como un reducto a resguardar escindido del mercado o como un tipo de producción por fuera de las lógicas neoliberales que invisibilizan la precariedad, la flexibilidad y la discontinuidad, característica del ámbito cultural.

Somos un grupo de gestores, artistas e investigadores uruguayos y mexicanos conformado por Laura Outeda, Itzel Ibargoyen, Rubén Ortiz y Alejandro Guevara.

 

¿Cómo surgió?

Surge de la necesidad de encontrarnos -ahí donde los ámbitos tradicionales de reflexión sobre estos temas no nos estaba alojando- para pensar sobre la praxis artística y cultural, sus resultados, problemáticas y políticas a partir de nuestra propia experiencia.

Es un espacio en continua construcción, que se va definiendo en su propio hacer y que intenta, siempre en una pequeña escala, desencadenar nuevas afectaciones, generar insumos y colaborar en la construcción colectiva de un conocimiento que dé sentido a ciertas lógicas que consideramos neoliberales y asfixiantes.

 


Jornada Arte, vida y trabajo en la Facultad de Ciencias Sociales – UDELAR


¿Cuáles son sus objetivos?

Buscamos producir conocimiento – artístico, académico, político, social, estético- sobre las condiciones de vida y de producción cultural para pensar nuevas formas de organización del trabajo tratando de articular ámbitos muchas veces distantes como son la investigación académica, el quehacer artístico y la organización colectiva.

Generar conocimiento diverso -desde una perspectiva histórica- sobre las problemáticas que emergen en el nexo entre trabajo y arte, buscando pensar formas de reorganización del trabajo y la producción cultural actuales.  

 

¿Qué tipo de actividades han realizado?

Hemos hecho talleres, charlas, dos fanzines, entrevistas y mesas de discusión en México y Uruguay en colaboración con el Centro Cultural de España en México, la Universidad de Querétaro y la Facultad de Ciencias Sociales (UDELAR). Estamos invitados al Festival de Teatro de la Habana 2017 y tenemos previstas algunas actividades en Montevideo y Querétaro para el 2018.

 

¿Qué preguntas se hacen? ¿Cuáles son los temas de reflexión?

Queremos indagar en la relación entre arte y trabajo. Creemos en el arte como un campo de la actividad social en un sentido amplio y transformador no desvinculado de los ámbitos del trabajo y la vida.  Algunas de las preguntas que nos hacemos son:

¿En qué se diferencian las artes de otras formas de trabajo?

¿Cuál es el papel de las artes en la relación placer y trabajo?

¿Cómo asume el modelo neoliberal el difícil estatus del trabajo artístico?

¿Qué posibilidades de encuentro tiene el trabajo artístico en la cotidianeidad de la gente? ¿Cómo sostienen los artistas su obra y su existencia?

¿De qué manera se enfrentan los creadores a la enfermedad, la discapacidad y el envejecimiento?

¿Dónde colocar lo inatrapable y lo inapropiable del encuentro entre arte y vida?

¿Qué características tienen las experiencias artísticas y reflexivas que abordan estas problemáticas?

 

En base a los encuentros y reflexiones que están generando ¿qué respuestas encontraron? 

Estamos lejos de tener respuestas, más bien, surgen nuevas preguntas y contradicciones que ayudan a pensar, por ahora en eso estamos. Son temas complicados, de alguna manera removedores y que tienen múltiples cruces afectivos, económicos y políticos. Nos llamó mucho la atención la disparidad y diversidad de las perspectivas, expectativas y nociones de las personas que participaron pero también la diferencia hacia lo que nosotros creíamos que era cierto “sentido común crítico” compartido y resultó que no. Esa diferencia enseña mucho y por ahí se empiezan a vislumbrar algunas respuestas.

Lo que sí es común es un cierto malestar compartido en la sensación de precariedad vital que tiene muchos nombres, que a veces es difuso, que a veces se aminora, a veces lo contrario,  y que afecta la cotidianidad de todos. Ahí puede que haya más respuestas por entender.

 


Jornada Arte, vida y trabajo en la Facultad de Ciencias Sociales – UDELAR

 


¿Qué referencias tienen de otros proyectos similares en la región?

Por suerte hay mucha otra gente pensando los mismos temas, teniendo las mismas inquietudes y encontrándose para pensar y re ver sus propias condiciones de vida y creación. Nosotros ahora estamos intentando materializar nuestras problemáticas con talleres y charlas con cierta teatralidad o ficción por ejemplo y otros espacios buscan otros caminos. En los setentas en México se forma el Frente Mexicano de Trabajadores Culturales que es un antecedente interesante.  Ahora en Chile está Proyecto Trama y en julio sucederá el Encuentro de Internacional de Mujeres Trabajadoras de la Cultura y el Arte y está el censo Latino de Arte Contemporáneo también. Desde otra mirada, el espacio propuesto por Entre, en Uruguay, aborda cuestiones similares a las que nos interesan. Las experiencias de algunos colectivos europeos son muy interesantes también, lKpD, Yproductions, Art Leaks y la Coordinadora de intermitentes y precarios del espectáculo, son algunos de ellos.

 

Han participado en encuentros en distintos países como México y Cuba ¿cuáles son los contrastes entre los tópicos de esos países y el nuestro?

Salvando las distancias de contexto, son muy dispares las realidades uruguaya y la mexicana, hay problemas comunes frente a las formas en cómo se organiza el trabajo cultural. Coincide la precarización laboral, la falta de recursos y la desigualdad de posibilidades al interior del campo. En diferente escala claramente, hay fenómenos muy coincidentes que hay que comprender con más detalle.

Nuestras primeras reflexiones e inquietudes comienzan en México en el marco de dos experiencias de una organización que nucleaba gestores, estudiantes, artistas, docentes e investigadores (ACA y Qué hacer?) que surgen en respuesta a la desaparición forzada en agosto del 2014 de los 43 estudiantes de la Escuela Rural Normal Isidro Burgos en Ayotzinapa.  Las inquietudes que nos reunieron en ese momento tenían que ver con re pensar nuestras condiciones laborales fuertemente precarizadas, el poco diálogo con las instituciones, la reducción de los presupuestos para la cultura, la falta de jubilación y seguro médico, la baja democratización de llamados y concursos, lo condicionante de las convocatorias sobre el tipo de producción que se genera, políticas públicas que no responden a las necesidades para las que son diseñadas, las industrias culturales como paradigma económico de la producción cultural, entre otras cuestiones. Y en especial en el contexto mexicano, la violencia de Estado, la impunidad y la fuerte burocratización.

 


Itzel Ibargoyen, Gestora cultural, investigadora, docente. Maestranda en Sociología y Estudios Latinoamericanos, Universidad de la República (UDELAR), Uruguay, diplomada en Estudios Avanzados en Gestión Cultural por IDAESUNSAM, Argentina y Posgrado Virtual en Políticas Públicas y Gestión Cultural UAM-I, México. Trabaja desde hace más de quince años en la coordinación, diseño, ejecución y búsqueda de financiamiento en proyectos de gestión cultural, involucrando diversos ámbitos de lo cultural: investigación, inclusión social, formación y producción cultural. Se ha desenvuelto en diversas áreas: teatro, danza, música, artes visuales, producción audiovisual y televisión trabajando para instituciones públicas, privadas y proyectos independientes. Forma parte de Axolotl Plataforma Cultural AC (Mx) y Contrapanóptico (Uy), colectivos que trabajan sobre distintos aspecto de lo cultural: gestión, docencia, creación, producción teórica, investigación y auto-organización política y cultural. Investiga sobre el cruce que se da entre trabajo cultural, política pública y mercado

 

Comentarios