Espacio público, lugar de encuentro

proderechos

[symple_divider style=»solid» margin_top=»5″ margin_bottom=»5″]

Nota realizada por Gestión Cultural UY

 

[dropcap]E[/dropcap]n el marco del “Día del futuro” Proderechos realiza un ciclo de tres charlas en torno a las formas de habitar la ciudad. La primera se titula «Movilidad Urbana y segregación espacial» y se desarrollará hoy miércoles 16 de setiembre de 19:00 a 21:00 hs. en Café La Diaria (Soriano 770). Muy recomendada para aquellos gestores culturales con intereses en temas relacionados a las ciudades creativas, la planificación urbana, los espacios públicos y los «si-lugares».


1
  ¿Por qué creen necesario realizar este ciclo de charlas?

Desde hace más de un año Proderechos ha conformado un grupo de trabajo y reflexión sobre el espacio público, la conformación y calidad de este desde una perspectiva de desarrollo. En este sentido y ampliando la discusión sobre algunas temáticas, nos proponemos impulsar espacios de conversación para debatir, intercambiar y reflexionar sobre cómo se han ido transformando las dinámicas sociales urbanas frente a diferentes estímulos y cambios.

Esta es la primera charla de un ciclo de tres. Nos interesa construir un espacio de reflexión más amplio sobre los cambios que se producen en la ciudad y cómo estos impactan, de manera positiva y negativa, en nuestros vínculos y relaciones como habitantes. A su vez, esto tiene como fin último buscar profundizar sobre las posibilidades de diálogo, entre diversos actores, buscando promover procesos de transformación que respondan a las demandas directas de las personas. En definitiva, profundizar sobre los derechos a la ciudad, el derecho a cambiarla, a rehacerla creando entornos cualitativamente diferentes, profundizando la democracia en un sentido amplio.  

 

2  ¿Quiénes conforman la organización y quiénes pueden participar de la propuesta?

Proderechos está conformado por un grupo de mujeres y varones jóvenes, provenientes de diversos espacios de participación, que desde el 2007 trabajamos en varias temáticas como son; derechos sexuales y reproductivos, diversidad sexual y género, regulación del cannabis y políticas hacia la juventud.

De esta propuesta pueden participar todos/as los/as ciudadanos interesados/as en aportar y dar sus opiniones sobre los cambios que se generan en la ciudad. La idea es no segmentar público, sino apuntar al mayor grado de participación posible. 

 

parque de la amistadFoto, Parque de la Amistad, ciudad de Montevideo, 2014

[symple_divider style=»solid» margin_top=»5″ margin_bottom=»5″]

3  El nombre de la primera charla es «habitar la ciudad: movilidad urbana y segregación espacial». ¿A qué se refieren con «segregación espacial»?

Los cambios que se producen en la ciudad interpelan los modelos desarrollados y extendidos sobre las ciudades, el uso y apropiación de los espacios públicos, las relaciones sociales y culturales en los micro espacios de convivencia- el barrio-, las formas de movernos, de participar. El espacio público define la calidad de la ciudad, porque indica la calidad de vida de la gente y la calidad de la ciudadanía de sus habitantes.

Estos cambios sin un intercambio real con los múltiples actores que participan e intercambian en la ciudad comienzan a generar procesos de segregación espacial, o como dice Harvey “segregación social urbana”, entendiendo la misma como un proceso que refleja la diferenciación socio-cultural,  la estratificación social y el pluralismo, característicos de las sociedades urbanas actuales. Esto afecta al conjunto de la población y no a grupos específicos. En los últimos días se ha dado a conocer cómo la pobreza se concentra en determinados barrios Montevideanos*, donde claramente hay muchos menos universitarios, más niños, etc. Montevideo sufre un proceso de segregación espacial el cual hay que reconocer para poder atacar y buscar formas de integración que eviten el desarrollo de sociedades paralelas en una misma ciudad.

[symple_divider style=»solid» margin_top=»5″ margin_bottom=»5″]
*Crece brecha de exclusión entre barrios, según el INE: Link

4  ¿Existe algún compromiso político alineado a garantizar la movilidad de los ciclistas en la ciudad?

Las políticas locales de la Intendencia de Montevideo han impulsado recientemente algunas políticas que van en línea a visualizar el lugar de las bicicletas en la ciudad más allá de su función recreativa. Sin embargo, consideramos que estas políticas deberían expandirse a toda la ciudad ya que han quedado concentradas en determinadas zonas.

 

ramblaFoto, rambla de Montevideo, 2015

[symple_divider style=»solid» margin_top=»5″ margin_bottom=»5″]

5  ¿Qué otros aspectos consideran necesario trabajar para lograr una mayor integración de los usuarios de bicicletas en el espacio público?

Hay que refinar el STM, que hasta hace poco se limitaba a un sistema de transporte que solo comprendía los buses. Se debe apuntar un sistema multimodal, donde haya espacio para todos. Por otro lado, no solo hay que integrar a los ciclistas existentes sino que hay que promover el uso de alternativas al auto, como pueden ser la bici, el transporte público y también el caminar, tanto por factores ecológicos, como económicos. Hay que consolidar políticas de difusión y accesibilidad en el uso de las ciclovías y ampliar las mismas a otros circuitos, democratizar sus rutas.

 

6  ¿Qué rol juega o debería jugar un gestor cultural en todo esto?

Una ciudad viva requiere de una cultura artística viva, que pueble sus calles, que permee la actividad. Si pensamos en la apropiación de la ciudad por parte de los ciudadanos, en la necesidad de combatir la segregación geográfica, en aprovechar el espacio de forma ecológica y positiva, en mejorar los sistemas de transporte esto es claramente complementario con mejorar la capacidad del goce de los derechos culturales de su población. Hoy cuando se habla mucho del lío de los boliches que hacen ruido y por eso los cierran, cuando el silencio pesa más que el derecho al esparcimiento, es necesario pensar en la ciudad como un lugar donde el descanso, el ocio y el trabajo no se pisen, sino que se complementen. Los gestores culturales son actores importantes a la hora de impulsar esos cambios necesarios, a la hora de pensar cómo hacer para que la ciudadanía cultural pueda ser ejercida por todos los ciudadanos que pueblan la ciudad y no sólo los de la franja costera. ¿Cómo se puede hacer para que habitantes de un barrio del norte puedan participar en un concierto en la costa de Montevideo si este termina tarde y no hay transporte público? Esos son problemas bien concretos. También hay movidas que combinan las dos problemáticas, la del uso de medios como la bicicleta y el acceso a expresiones artísticas como el cine que se están sucediendo en Montevideo y son el comienzo de algo que está bien interesante.

 

bicentFoto, fiesta Bicentenario en ciudad de Artigas, 2013

[symple_divider style=»solid» margin_top=»5″ margin_bottom=»5″]

 

7  ¿De qué formas puede, la elección de los medios de transporte, modificar la vida en una determinada comunidad?

En los 60s las ciudades se construían entorno al auto. Pensemos en Brasilia o en ciudades norteamericanas como Atlanta o Los Ángeles. La escala de estos lugares no es apta para un peatón, y difícilmente para un ciclista. Para usar esa ciudad uno debe ser un automovilista. Por suerte el tiempo ha pasado y ahora estamos en un momento diferente: para usar una ciudad lo necesario debería ser solo una persona. La escala humana de nuestras ciudades, el reducir la huella de carbono, el uso por parte de todos sus habitantes hace a nuestra calidad de vida, a la presente democracia y a la de nuestros descendientes. Cultura, trabajo, medioambiente y transporte son elementos que deben estar presentes a la hora de pensar qué ciudad queremos vivir.

 

Jornada de Espacios Públicos de Montevideo. Centro Cultural Goes, 2014


Sobre Proderechos: Link

Evento Facebook: Link


Por Editorial Gestión Cultural UY.