URUGUAY CULTURAL: una nueva marca país

uruguay-cultural-03


 Nota realizada por  Claudia Amengual

La propuesta de imponer Uruguay Natural como marca país nos ha otorgado una interesante visibilidad desde el exterior. Un país pequeño como el nuestro –no tanto en territorio, sino en cantidad de habitantes– no puede aspirar a competir en cantidad, pero sí en calidad. En este sentido, vale la pena explorar qué impacto tendría unir a la marca ya establecida, otra con un particular valor agregado que no busca sustituir, sino incorporarse como complemento.

Se trata de Uruguay Cultural, un sello que nos permitiría proyectarnos desde la compleja identidad que nos define en tanto comunidad espiritual. La cultura –concebida a partir de su valor simbólico, pero también económico– admite una proyección amplia que abarca varias manifestaciones del quehacer humano. Música, artes plásticas, literatura, artes escénicas, deporte, entre otras, proporcionan un territorio de identificación nacional hacia dentro y fuera de fronteras.

La propuesta trasciende lo partidario y apunta a establecer una política de Estado que se sostenga a lo largo del tiempo y contribuya a otorgar a nuestro país una visibilidad clara y atractiva desde el exterior. La riquísima tradición cultural uruguaya –sustentada por una educación pública que fue orgullo y a cuya recuperación debemos apostar como prioridad nacional– habilita este espacio de desarrollo cuya proyección va más allá de lo estrictamente vinculado al mundo de la cultura y adquiere dimensiones económicas que habilitan un marco de desarrollo integral.

La idea parte de un grupo de ciudadanos organizados que creen en el potencial de la marca Uruguay Cultural como ventana hacia el mundo y como terreno fértil no solo para atraer miradas internacionales, sino también inversiones varias que exceden el campo de la cultura. Pero los ciudadanos de a pie no pueden solos con un proyecto de esta envergadura. La implementación debe hacerse desde el gobierno mediante la acción combinada de algunos de sus ministerios –Relaciones Exteriores, Turismo, Educación y Cultura, Economía– que articulen la acción pública y privada –en este sentido, las distintas cámaras y organizaciones civiles son actores fundamentales para el afianzamiento de la marca.  

Uruguay Cultural es una propuesta de largo aliento que busca posicionar a nuestro país en el concierto mundial ya no solo como un territorio natural, sino como un reservorio de valores culturales respetuosos de la diversidad, consolidados en una identidad que nos permite entendernos en tanto comunidad y proyectarnos hacia el mundo como un ámbito amigable para la integración y el desarrollo en todos sus órdenes.

La idea está. El deseo de trabajar por ella, también. Ahora solo falta la voluntad política.


Claudia Amengual

Claudia Amengual es traductora pública, licenciada en Letras y maestranda en Literatura Latinoamericana. Es docente de Traducción Literaria. Recibió una beca por la Fund. Carolina para estudiar edición en la Univ. Complutense de Madrid.

Es columnista de la revista Galería y ha colaborado con publicaciones extranjeras como Babelia de El País de Madrid. Participa de la tertulia cultural de El Espectador y en el programa Transformaciones de Radio Sarandí.

Algunos de sus cuentos han sido publicados en Uruguay, México, Colombia, Perú, Francia, España, Alemania y Estados Unidos.  Es autora de las novelas La rosa de Jericó (2000), El vendedor de escobas (2002), Desde las cenizas (2005, Premio Sor Juana Inés de la Cruz), Más que una sombra (2007), Falsas ventanas (2011) y Cartagena (2015), del volumen de cuentos El rap de la morgue (2013) y del ensayo Rara avis: vida y obra de Susana Soca (2012).

En 2007 fue elegida entre los autores jóvenes más destacados de América Latina y forma parte del grupo Bogotá39.


 

*Las opiniones expresadas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista de Gestión Cultural UY.


 

Comentarios